Información sobre la salud y noticias de salud


La felicidad y la salud

Por el 22/05/2019

mariana-guzman-diagnosticoMARIANA GUZMÁN | Pedagoga con Máster en Programación Neurolingüística y Coaching

Objetivamente no depende de uno el ser feliz o no, la neurociencia ha descubierto que intervienen factores químicos en el cerebro que permiten alcanzar o no el estado de ánimo entendido como alegría o felicidad. La endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina son substancias químicas que producimos naturalmente y que juntas forman un compuesto que permite sentirnos felices o alegres por momentos, así como la falta de alguno de ellos se refleja en lo contrario.

Bajo este esquema la felicidad no puede ser considerada como un objetivo o una meta porque no sabemos con certeza medirla ni sabemos cuándo la alcanzamos en su totalidad porque no es permanente aparece y desaparece.

Existe una muy importante relación entre la salud y el sentimiento de felicidad se ha comprobado que las personas que alimentan pensamientos positivos y realizan actividades que les generan alegría, estimulan a que su cerebro produzca los componentes mencionados teniendo una sensación de placer y satisfacción más prolongada generando al mismo tiempo defensas que evitan las enfermedades. Las personas que son en general alegres y optimistas casi no enferman y tiene facilidad para establecer buenas y duraderas relaciones con los demás sintiéndose protegidos, aceptados, queridos contribuyendo así a tener  esa sensación de felicidad más continua e incluso a vivir más años que las que viven en conflicto. Las buenas relaciones nos hacen saludables y fomentan una sensación de plenitud.

El pensamiento de no poder ser feliz genera frustración porque creemos que es la meta, que nos lo merecemos y que para eso vivimos.

Cuando llevo a que mis clientes descubran que no se puede plantear como una meta se rompe una expectativa que el mercado y los medios se han encargado de imponer…TU TIENES QUE SER FELIZ, LA FELICIDAD DEPENDE DE TI, BUSCA TU FELICIDAD, TE MERECES SER FELIZ, LA FELICIDAD NO CUESTA…etc.

La golosa idea de “encontrar felicidad” es hoy un gancho promocional para vender terapias de toda índole, modas, masajes, comidas, hoteles, ropa, coches, vacaciones y aplicable a cualquier cosa que se pueda adquirir y cuando lo adquirimos nos enfrentamos a la realidad de que pasa la emoción e inmediatamente buscamos la felicidad en adquirir algo más y de que no depende sólo de nuestra voluntad ni es nuestra decisión estar alegres en cualquier situación, hay muchos factores a tomar en cuenta para tener éste estado emocional desde los neurológicos hasta los sociales, geográficos, familiares, laborales, de salud y un sinfín de circunstancias propias o ajenas que pueden contribuir.

Hemos  abusado de la palabra felicidad, así que en mi opinión como profesionales de la salud debemos mostrar a nuestros clientes que el ser humano también tiene derecho y puede sentir dolor, tristeza, miedo, desagrado, a estar furioso o alegre y que lo único que  podemos ayudarles a descubrir las herramientas para que alimenten y manejen todas sus emociones como más les convenga y funcione en determinada situación, acompañarles en el proceso para que identifiquen lo que pueden desarrollar para relacionarse con ellos mismos y con el mundo satisfactoriamente.

Podemos y necesitamos aprender y enseñar a las futuras generaciones a programar la mente para crear y alimentar pensamientos positivos, alegres y hábitos que nos produzcan placer natural, reprogramarnos para identificar todo lo bueno que tenemos hoy y aquí algunos ejemplos:

1.-Enseñar y practicar el dar las GRACIAS, pedir las cosas POR FAVOR y a DISCULPARSE cuando lo amerite, genera un ambiente de cordialidad y de bienestar que nos hace sentir alegres, positivos, tranquilos y aceptados.

2.-Al evitar el exceso de autocrítica y exigencia ayuda a generar un ambiente de aceptación y flexibilidad frente a los demás y con nosotros mismos. Pensar en los éxitos y los logros conquistados. Aprender a reírnos con nosotros mismos y de nosotros mismos, aprender a recordar los momentos alegres de nuestra vida.

3.-Enfocar nuestra  mente y pensar  en todo lo positivo que tenemos en el día, valorarlo y disfrutar de ello, elegir aquellos alimentos que nos generan un gusto de vez en cuando, incluir en nuestra vestimenta ropa o accesorios con los colores que preferimos, cambiar de ruta para ir al colegio o trabajo en donde encontremos paisajes que nos agraden o escuchar música que nos haga cantar o/y bailar, elegir aromatizantes con olores que nos agraden y recuerden buenos momentos etc.

4.-Jugar, ya que las actividades lúdicas en familia o grupos genera sonrisas y diversión. Los familiares, amigos, colaboradores, compañeros son redes de apoyo importantes en nuestra vida, el juego une, enseña y divierte.

5.-Que nuestro lenguaje exprese lo positivo que vivimos. Abrazar más, sonreír, comer con placer y consciencia, hacer ejercicio, son algunas cosas que pueden ayudar…. Si quieres saber más acerca de cómo aprender a construir herramientas y resignificar tu vida contáctame.

You must be logged in to post a comment Login

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies