Información sobre la salud y noticias de salud


Las farmacias han cumplido durante la pandemia, pero podrían aprovecharse mejor

Por el 22/10/2020

El IX Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios, que celebra la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), ha acogido una mesa de expertos sanitarios que ha analizado las lecciones que está dejando la gestión de la pandemia, así como el rol de los farmacéuticos comunitarios. Todos ellos han puesto de relieve que el papel de las farmacias durante la pandemia está infrautilizado y que deberían aprovecharse estos recursos sanitarios.

En la mesa, que ha estado moderada por José María Catalán Sesma, periodista y expresidente de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), han participado: Vicente J. Baixauli, vicepresidente de SEFAC; Salvador Tranche Iparraguirre, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC); José Martínez Olmos, exsecretario general de Sanidad y profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP); Mariano Esteban, jefe del Grupo de Poxvirus y Vacunas del Centro Nacional de Biotecnología (Centro Superior de Investigaciones Científicas); Lars-Ake Soderlund, presidente de la Sección de Farmacia de la Federación Farmacéutica Internacional (FIP) y Eduardo Pastor, presidente del Grupo Cofares.

En primer lugar, Vicente J. Baixauli Fernández ha subrayado que “desde un primer instante desde la farmacia comunitaria nos hemos sentido poco reconocidos y no hemos tenido ayuda ni reconocimiento expreso por parte de las autoridades sanitarias de lo que hacíamos y de lo que podíamos hacer: la farmacia ha dado la talla con lo que nos han dejado hacer”.

“Todavía se nos cuestiona por parte de otros colectivos. Nos da la impresión de que podíamos hacer mucho más y que se podría contar más con nosotros, pero por otras razones no es así. Esta sensación viene unida al hecho de que desde el inicio de la pandemia, como establecimiento esencial, hemos estado al pie del cañón, pero de alguna manera solo se nos ha puesto de actualidad por el precio de las mascarillas, siendo temas secundarios a nosotros”, ha lamentado el vicepresidente de SEFAC.

En este contexto, ha afirmado que “toda la población ha seguido teniendo muy de cerca una farmacia donde se les ha atendido y han podido seguir con sus tratamientos. Hay una falta de confianza hacia este colectivo y hemos demostrado que hemos hecho las cosas bien y que hemos hecho lo que se nos ha dejado hacer”. “Como sociedad científica hemos hecho muchas propuestas siempre con el ánimo de ayudar al Ministerio de Sanidad y a las Comunidades Autónomas”, ha desvelado.

Respecto a la gestión de la pandemia, ha subrayado que “los errores deben servir como una ayuda para mejorar en las decisiones. Deberíamos ser exigentes a nuestros políticos y dirigentes sanitarios. A partir de ahora, se tiene más información y ya se tiene cierta experiencia en la crisis”.

No juzgar el pasado, pero buscar áreas de mejora

Por su parte, José Martínez Olmos, ha considerado que “deberíamos aprovechar lo que está pasando para revisar qué cuestiones se pueden hacer mejor”. En esta línea, ha subrayado que “el papel de la farmacia es un papel que tiene una proyección potencial no exenta de dificultades de cara a mejorar la salud de las personas”.

“La farmacia, al igual que otros colectivos esenciales, ha estado al frente la pandemia. La aportación ha sido extraordinaria. Los farmacéuticos son un recurso profesional que merece la pena tener la inteligencia de aprovecharlo”, ha evidenciado.

El exsecretario general de Sanidad ha afirmado que “ahora no hay que juzgar porque nos falta información y es mejor hablar de áreas de mejora. Es entendible que una nueva enfermedad nos va dando más información a medida que va avanzando y conforme a ello se tienen que tomar decisiones”.

“Por ejemplo, si hubiéramos hecho abastecimiento estratégico de medidas de protección tras la gripe A la situación habría sido diferente y esa lección ya la hemos aprendido. Ahora, con la información que vamos contando, tenemos la capacidad de establecer indicadores para fortalecer la parte preventiva que tiene que tener la lucha de la epidemia (indicadores de rastreo por habitantes, profesionales de la Medicina qué se necesitan en función del número de habitantes, farmacéuticos, veterinarios…) o saber qué restricciones aplicar para saber cómo hay que controlar la epidemia”, ha desgranado.

Mariano Esteban Rodríguez, por otro lado, ha destacado que, “indudablemente estamos en una situación tremendamente difícil, cosa que no había ocurrido antes en la historia de la humanidad. Como farmacéutico, lógicamente considero que labor del farmacéutico comunitario es esencial para nuestra sociedad y estamos en situación donde nos necesitamos todos y no podemos prescindir de nadie”.

El farmacéutico tiene todos los conocimientos para hacer PCR. Tiene conocimientos en genética, bioquímica, biología molecular, etc. Está facultado para poder participar y ayudar al sistema de salud a conseguir mayor número de pruebas en la población y otras pruebas como vacunas, etc.”, ha evidenciado el jefe del Grupo de Poxvirus y Vacunas del Centro Nacional de Biotecnología (Centro Superior de Investigaciones Científicas).

Las farmacias han sido un recurso infrautilizado

Por otro lado, Lars-Ake Soderlund, ha subrayado que “una vez más hemos demostrado lo importante que es la farmacia comunitaria para la vida de los pacientes con la cadena de suministros de medicamentos tan importante para la salud de nuestros países”.

“En general, creo que las farmacias han sido un recurso infrautilizado. Las farmacias podrían haberse empleado para obtener información de calidad garantizada sobre el virus. En este momento de incertidumbre, nuestra profesión ha demostrado su experiencia, su coraje y su dedicación. La farmacia nunca ha estado tan unida a nivel global hoy en día. Creo que ahora en España ha llegado el momento de desarrollar una estrategia nacional de salud en la que la farmacia sea un socio integrado”, ha destacado.

En este contexto, ha hecho hincapié en que la Atención Primaria “tiene que ser interdisciplinaria y este desarrollo lo vemos en muchos países como Canadá, Australia, Portugal, Irlanda… las farmacias son una extensión sanitaria”. “El papel y el alcance del farmacéutico están evolucionando para incluir una serie de servicios de promoción de salud, prevención y gestión de enfermedades, especialmente en las enfermedades no transmisibles”, ha considerado.

Falta de voluntad política

Eduardo Pastor, ha afirmado que la primera lección que deja la crisis para nuestro sector es que “la distribución farmacéutica es indicador adelantando a cualquier crisis sanitaria” y ha puesto ejemplo que “dos meses antes de la declaración del estado de alarma en España contábamos con información. Contábamos en Cofares con un consumo inusual de mascarillas de material de protección, posiblemente consumido por ciudadanos asiáticos, que nos daba una buena idea del perfil de cómo se iba a desarrollar la situación.”

“La farmacia es un termómetro vivo de lo que sucede en la sociedad. Y si la Administración empezase con el primer eslabón como son los pacientes, probablemente habríamos ganado tiempo a este virus”, ha subrayado.

“Ahora, 28 semanas después resulta llamativa la ausencia de voluntad política hacia las farmacias, como establecimientos privados pero con un interés público, no realicen pruebas de COVID. La farmacia es el centro sanitario más cercano al ciudadano. La Administración han de saber que por detrás una distribución. No solo somos medicamentos sino también la distribución tiene sus recursos al beneficio de la sociedad”, ha destacado el presidente del Grupo Cofares.

Una oportunidad para reformar el sistema sanitario

Salvador Tranche, por su parte, ha señalado que en la primera fase de la crisis ”tenemos que aprender que España no contó con la Atención Primaria, sorprendentemente. Ahora los médicos de familia estamos trabando un 30-40 % más. A esta situación moral y de cansancio se junta la crispación social. Todos los días percibimos problemas en los centros porque los pacientes perciben problemas de acceso”.

Estamos en una ventana de oportunidad y en el momento de hacer cambios. Es el momento de plantearse cambios, incorporar otras profesiones. Hay demoras diagnósticas, falta de seguimiento de pacientes crónicos, exceso de mortalidad. El farmacéutico juega un papel muy importante en estas oportunidades”, ha concluido el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), quien también ha insistido en la importancia de “recuperar cuanto antes la atención presencial en las consultas”.

You must be logged in to post a comment Login

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies