Información sobre la salud y noticias de salud


Manejo del duelo con programación neurolingüística

Por el 07/11/2017

mariana-guzman-metalinguisticaMARIANA GUZMÁN | Coaching y programadora neurolingüística

A raíz de los seísmos sufridos en México, los huracanes y las devastaciones naturales que han vivido miles de personas en estos meses, se nos ha hecho presente la necesidad de recordar que lo único permanente es el cambio.

Desde la gestación, el nacimiento la infancia y todas las etapas de nuestras vidas hasta la vejez, sufrimos constantemente cambios, físicos, sociales, emocionales, laborales, geográficos, económicos, intelectuales, un sin fin de ellos, en los que se dejan ciertas cosas, estados o situaciones para obtener otros distintos a los originales.

En este sentido, la muerte como tal es un evento, un hecho consumado y el duelo es un proceso de adaptación a un cambio, entendido como una nueva realidad en donde existe la ausencia de alguien o algo que ya no está, esto implica poner en juego todas las herramientas y recursos que la persona posee, hasta ese momento, para lograr dicha adaptación. La duración del duelo depende de cada individuo y cómo lo decida manejar. Existen muchos tipos de duelos según la pérdida, en éste artículo nos referimos a la ausencia de un ser querido.

Las diferentes emociones que se presentan frente a la muerte y durante el duelo no se pueden negar, el hacerlo sería omitir la esencia misma del ser humano.

En PNL (Programación Neurolingüística) se busca que el duelo sea funcional no sólo para quien lo vive sino para las personas que están implicadas.

Respecto a las conductas frente a la muerte y durante el duelo, juegan un papel muy importante, las creencias y los valores que nos son dados según la cultura de nuestro país, la familia en la que vivimos y las experiencias individuales, entre otros factores, que en cojunto, forman programas o mapas mentales que nos hacen ver el hecho y vivir el proceso de determinada manera.

Algunos puntos a considerar desde la Programación Neurolingüística son los siguientes:

  1. El aceptar el hecho de la muerte como algo que ya está consumado, es un evento no un proceso.
  2. Permitir que las personas afectadas vivan y expresen las emociones que sienten.
  3. El uso de la palabra, que verbalicen lo que sienten, lo que piensan, todo lo que la experiencia vivida significa para ellos, cuantas veces les sea necesario y durante el tiempo que lo necesiten y decidan.
  4. Enfocar el pensamiento enlistando lo que si se tiene en el aquí y en el ahora.
  5. Pensar que, a lo largo de nuestras vidas, hemos experimentado ya muchos cambios y retomar las características personales (herramientas) que nos ayudaron en esos momentos a sobrevivir y a seguir adelante.
  6. Rodearnos y aceptar el apoyo, la compañía y acercamiento de las personas que quieren estar, ellos son nuestras redes de apoyo.
  7. Pensar, que después de un cambio, vienen nuevas situaciones, retos y verlos como oportunidades ¿a qué le daremos la bienvenida?.

Durante el duelo, antes y después nosotros generamos nuestras realidades, el dolor como todas las emociones existen pero el sufrimiento y las forma de vivirlas, es opcional.

El objetivo será entonces, resignificar el hecho y descubrir las nuevas posibilidades que se presentan de reestructurar nuestra vida, rescatar lo compartido con ellos otorgando, así un nuevo significado a su ausencia.

You must be logged in to post a comment Login