Información sobre la salud y noticias de salud


Novedad en la farmacia: test rápidos y sin receta que detectan antígenos de la COVID

Por el 14/05/2021
Test-autodiagnostico-covid

El test de autodiagnóstico y sin receta de la empresa española ProtectLine –que detecta antígenos del SARS-CoV-2 en 15 minutos y cuenta una sensibilidad del 97,3% y una especificidad del 100%- llega a las farmacias. Esta prueba in vitro podrá adquirirse sin receta y realizarse de manera autónoma por los propios usuarios. Para confirmar o descartar las sospechas sobre una posible infección de COVID-19, basta con frotar un hisopo (bastoncillo) de tres a cuatro veces a lo largo de la mucosa de cada fosa nasal y esperar al resultado. Este formato es más sencillo y reduce el dolor, ya que no es necesario llegar a la faringe para recoger las muestras.

Este sistema está diseñado para la determinación cualitativa y rápida, dentro de los primeros siete días desde la aparición de síntomas, del antígeno del SARS-CoV-2. Las principales manifestaciones de la COVID-19 son fiebre, fatiga y tos seca, pero en algunos casos también se observa congestión y secreción nasal, dolor de garganta, mialgias y diarrea. Además, esta prueba cuenta con la certificación del Organismo Certificador TUV SUD, que ha sido designado por las autoridades sanitarias para garantizar que este producto es totalmente apto para su uso por la población general.

Toma de muestras

El test, gracias a su sencillez, se puede manipular y llevar a cabo, sin necesidad de intervención profesional, en el propio domicilio. De hecho, tal y como indican desde ProtectLine, “las edades recomendadas para manejar esta prueba van de los 14 a los 90 años. En niños más pequeños la debe realizar un adulto. En este caso, no es necesario insertar el hisopo a mucha profundidad en la nariz y, por ello, es una prueba mucho más accesible para el usuario medio”.

El proceso para llevar a cabo el diagnóstico se inicia vertiendo una solución en el tubo de extracción (recipiente plástico). El hisopo (palo de muestras) se extrae de un recipiente sellado y, tras esto, el usuario debe introducirlo con cuidado en una de las fosas nasales. La inserción ideal sería de unos 2,5 cm desde el inicio de la nariz. Una vez dentro, hay que pasarlo de tres a cuatro veces por esa cavidad y, posteriormente, repetir el mismo procedimiento en la segunda fosa.

Una vez recogida la muestra, hay que frotar el palo con el tubo de extracción de tres a cinco veces para, posteriormente, dejarlo en su interior durante un minuto. Cuando se cumpla este plazo, hay que cerrar el recipiente con firmeza.

Empleo del kit

Mientras el tubo permanece cerrado, se colocará la tarjeta del test (la prueba propiamente dicha) en una superficie plana y nivelada. “Es muy importante tomar las muestras con anterioridad a este proceso, ya que, una vez fuera de su embalaje, hay que utilizar la tarjeta de inmediato”, advierten desde ProtectLine.

Cuando esta pieza esta lista, hay que recuperar el tubo de extracción y verter tres gotas de la mezcla en la zona de muestras (un orificio para este cometido). Tras este paso, ya solo resta esperar de 15 a 20 minutos para obtener el resultado. A partir de ese momento, la tarjeta cuenta con una zona de control (C), que indicará si el proceso se ha llevado a cabo correctamente, y una zona de prueba (T), que señalará si el test es positivo, negativa o inválido.

Así, el resultado será afirmativo si, pasados 20 minutos, surgen dos bandas de color situadas en la zona de control y otra más en la zona de pruebas; negativo si surge una línea de color en la zona C y ninguna en la T; e inválido si no aparece nada en la zona de control.

You must be logged in to post a comment Login

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies