Información sobre la salud y noticias de salud


Biocruces consigue un buen control del lupus gracias a sus avances en investigación

Por el 17/05/2017
lupus-cruces-investigacion-ciencia

El Grupo de Investigación de Enfermedades Autoinmunes del Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces de Osakidetza tiene un papel muy destacado en el ámbito de investigación del lupus. En los últimos años, se han conseguido varios logros que ya están aportando a los y las pacientes un buen control de la enfermedad. Biocruces redefinió el papel de la hidroxicloroquina, un medicamento usado inicialmente para la malaria, en el tratamiento del lupus, y fue el primer grupo de investigación en describir el aumento en la supervivencia de los pacientes con lupus tratados con este fármaco.

En concreto, observaron una disminución de los eventos cardiovasculares, las infecciones graves y el cáncer, que pueden explicar los beneficios del uso de antipalúdicos en el abordaje del lupus. En este contexto, el Grupo de Enfermedades Autoinmunes del Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces Cruces de Osakidetza, el Dr. Guillermo Ruiz Irastorza, ha afirmado que los avances en investigación “permiten que hoy en día mantengamos un buen control de la enfermedad, minimizando los efectos adversos y la acumulación de daño crónico”. De esta forma, ha dibujado un presente y horizonte futuro “esperanzador en los pacientes con lupus gracias al buen funcionamiento de los fármacos y de las investigaciones actuales sobre futuras terapias”. El grupo de BioCruces centra actualmente su actividad en el estudio de pautas con dosis reducidas de glucocorticoides.

Estas afirmaciones han sido realizadas por el Dr. Guillermo Ruiz Irastorza, jefe de Sección de Enfermedades Autoinmunes del Hospital Universitario Cruces y coordinador del Grupo de Investigación de Enfermedades Autoinmunes del Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces a raíz de la jornada monográfica titulada “Sí, es lupus!! Preguntas y respuestas sobre el lupus eritematoso sistémico”, realizada en el Palacio Euskalduna de Bilbao. La jornada, se ha llevado a cabo con motivo de la celebración el 10 de mayo, del Día Mundial del lupus.

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune crónica con diferentes combinaciones de manifestaciones en la piel, articulaciones, sangre, riñones, y sistema nervioso, entre otros órganos. El 90% de las pacientes que padecen lupus son mujeres y la mayoría de ellas tienen entre 20 y 40 años cuando son diagnosticadas. Su prevalencia se acerca a un caso por cada mil, por lo que se estima que en Euskadi hay en torno a 2.000 personas con lupus, con unos 30-40 casos nuevos año.

Puede presentarse también en hombres y a cualquier edad, incluyendo niños y ancianos. Si bien la supervivencia a los 15 años de los pacientes con lupus es superior al 90% en nuestro entorno, sus tasas de mortalidad siguen siendo más altas que las de la población general. El lupus es la más frecuente de las enfermedades autoinmunes sistémicas y tiene una prevalencia similar a la esclerosis múltiple.

La enfermedad

El investigador de Biocruces ha explicado que el lupus “es una enfermedad autoinmune, causada por las defensas del cuerpo, y de carácter sistémico, es decir, que puede afectar a casi cualquier órgano, de forma simultánea o consecutiva”.

“Desde el punto de visto clínico sus manifestaciones son muy variables. Las más frecuentes se dan a nivel de la piel, con el clásico eritema facial en alas de mariposa, articulaciones y, dentro de los órganos vitales, los riñones. Su diagnóstico es complicado en muchas ocasiones y requiere de un alto índice de sospecha clínica, apoyada por pruebas inmunológicas como los anticuerpos antinucleares, anticuerpos anti-DNA y otros”, ha subrayado.

“El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad crónica y aunque disponemos de muchos tratamientos, no tiene curación. Muchos pacientes con lupus van acumulando daño orgánico a lo largo de la evolución de su enfermedad, por lo que uno de nuestros objetivos prioritarios es evitarlo en lo posible”, ha descrito el especialista.

El investigador ha puesto de relieve que “es fundamental diagnosticarla pronto” pero ha recordado que “es difícil porque los síntomas son frecuentemente inespecíficos”. “Es importante que estos pacientes, con una enfermedad que puede afectar a varios órganos, no sean tratados en diferentes servicios de forma descoordinada, sino a nivel global en una unidad específica de enfermedades autoinmunes”, ha concluido el Dr. Ruiz Irastorza.

You must be logged in to post a comment Login